agosto 20, 2022

Telecentro di Bologna e dell'Emilia-Romagna

Manténgase al tanto de las últimas novedades de España sobre el terreno

Manifestantes iraquíes irrumpen en el parlamento y denuncian el nombramiento de un nuevo primer ministro

Muhammad Shiaa al-Sudani fue nominado formalmente para dirigir el país el lunes por el Marco de Coordinación, la mayor alianza chiita en el parlamento iraquí.

Su nominación siguió a la renuncia masiva del bloque parlamentario de Sadr, un grupo de más de 70 legisladores que se retiraron del consejo gobernante el mes pasado en una aparente demostración de fuerza después de meses de estancamiento político.

Irak luchó para formar un nuevo gobierno Desde las elecciones parlamentarias de octubre; Los propios intentos de Al-Sadr de formar un gobierno han fallado en el pasado en medio de la oposición de los bloques rivales.

Añadió: «Si la masa torácica permanece, [in parliament] «Un obstáculo en el camino para formar un gobierno, todos los diputados del bloque están honorablemente listos para renunciar al parlamento», dijo Sadr en un discurso televisado en junio.

El clérigo, que se posiciona contra Irán y Estados Unidos, es muy popular. El éxito de su bloque en la votación de octubre amenazó con marginar a los bloques chiítas alineados con Irán que habían dominado durante mucho tiempo la política del país rico en petróleo.

Al-Sadr dijo el miércoles a los manifestantes en el edificio del parlamento que su «mensaje» había sido recibido y que debían irse a casa.

“Una revolución de reforma y rechazo a la injusticia y la corrupción. Ha llegado tu mensaje. Aterrorizaste a los corruptos. Reza y vuelve sano y salvo a casa”, escribió en Twitter.

El Gobierno del primer ministro saliente, Mustafa Al-Kazemi, emitió un comunicado llamando a los manifestantes sadristas a “retirarse inmediatamente de la Zona Verde”, preservar la propiedad pública y privada y acatar las instrucciones de las fuerzas de seguridad.

READ  Panico come un grattacielo alto 300 metri vacilla in Cina | Cina

Al-Kazemi agregó que «las fuerzas de seguridad se comprometerán a proteger las instituciones estatales y las misiones internacionales y prevenir cualquier perturbación de la seguridad y el orden».