junio 20, 2024

Telecentro di Bologna e dell'Emilia-Romagna

Manténgase al tanto de las últimas novedades de España sobre el terreno

Muere Daniel Kahneman: economista conductual ganador del Premio Nobel

Muere Daniel Kahneman: economista conductual ganador del Premio Nobel

Fuente de imagen, imágenes falsas

El psicólogo Daniel Kahneman, premio Nobel, falleció a los 90 años.

Se convirtió en sinónimo de economía del comportamiento, aunque nunca había tomado un curso de economía.

Kahneman escribió su libro más vendido Pensar, rápido y lento. Desmintió la idea de que las personas son seres racionales que actúan por interés propio; actúan por instinto, dijo.

Su muerte fue anunciada por la Universidad de Princeton, donde trabajaba desde 1993.

«Danny era un gigante en este campo, una estrella de Princeton, un hombre brillante y un gran colega y amigo», dijo el profesor Eldar Shafir.

«Muchas áreas de las ciencias sociales no han sido las mismas desde que él llegó a escena. Lo extrañaremos mucho».

Kahneman nació en Tel Aviv, Israel, en 1934, y pasó la mayor parte de sus primeros años en la Francia ocupada por los nazis, donde su padre trabajaba como jefe de investigación en una fábrica de productos químicos.

La familia se mudó a lo que entonces era Palestina bajo dominio británico en 1948, justo antes del establecimiento del Estado de Israel.

Kahneman se graduó en la Universidad Hebrea de Jerusalén en 1954 y cuatro años más tarde viajó a los Estados Unidos para comenzar estudios de doctorado en psicología en la Universidad de California, Berkeley.

Kahneman regresó a Jerusalén en 1961 para comenzar su carrera académica como profesor de psicología, donde conoció a Amos Tversky, el psicólogo cognitivo con quien ganó el Premio Nobel de Ciencias Económicas en 2002.

El libro explica la psicología de la toma de decisiones. Identifica dos sistemas que impulsan la forma en que los humanos piensan y toman decisiones: el sistema emocional rápido, intuitivo, y el sistema más lento, más deliberativo y más lógico.

El libro sostiene que la mayor parte del tiempo, nuestra mente rápida e intuitiva tiene el control y se hace cargo de las decisiones que tomamos todos los días, en lugar de la parte lógica y deliberativa de nuestra mente, y aquí es donde pueden aparecer los errores.