febrero 23, 2024

Telecentro di Bologna e dell'Emilia-Romagna

Manténgase al tanto de las últimas novedades de España sobre el terreno

COP28: ¿Deberían India y China recurrir al Fondo para Daños Climáticos?

COP28: ¿Deberían India y China recurrir al Fondo para Daños Climáticos?

  • Escrito por Naveen Singh Khadka
  • Corresponsal de medio ambiente, BBC World Service

Comenta la foto,

Smog sobre Delhi el mes pasado

China es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, mientras que India ocupa el tercer lugar.

Los dos países también tienen economías importantes; entonces, ¿por qué hay un desacuerdo sobre si deberían contribuir a un fondo para abordar los daños causados ​​por el cambio climático?

La pregunta persiste incluso después de que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28), la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático de este año en Dubai, anunciara un acuerdo entre países para comenzar a operar el fondo y 18 países se comprometieran a proporcionarle dinero.

Un informe de 2022 del Grupo Vulnerable 20 (V20), que tiene como miembros a 68 países en desarrollo, mostró que 55 miembros (el resto se unió recientemente) habían perdido 525.000 millones de dólares (414.200 millones de libras esterlinas) a causa del cambio climático en los últimos dos años. Contratos. Esta era una quinta parte de su riqueza.

China y la India no se encuentran entre estos países, pero dicen que también tienen comunidades vulnerables que necesitarían apoyo financiero de dicho fondo.

Un informe de las Naciones Unidas de 2022 afirmó que para 2030, los países en desarrollo necesitarán más de 300 mil millones de dólares al año para combatir el cambio climático. «Las necesidades de financiación de pérdidas y daños están estrechamente vinculadas a nuestra capacidad de mitigar y adaptarnos al cambio climático», añadió.

¿Qué es el Fondo de Pérdidas y Daños?

El fondo tiene como objetivo brindar asistencia financiera a los países pobres afectados por desastres relacionados con el clima (por ejemplo, comunidades desplazadas por inundaciones o el aumento del nivel del mar) para que puedan reconstruir y rehabilitar.

Se diferencia de los fondos de adaptación climática porque las pérdidas y daños se refieren a una situación en la que las comunidades ya no pueden adaptarse o prepararse para los impactos climáticos porque el daño ya ha ocurrido.

Fuente de imagen, imágenes falsas

Comenta la foto,

La COP28 pretende alcanzar un consenso sobre medidas globales para mitigar los efectos del cambio climático

Después de años de desacuerdo entre países desarrollados y en desarrollo, el Fondo para Pérdidas y Daños se estableció en principio durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) en Egipto el año pasado.

Está previsto que el acuerdo comience a funcionar en la vigésima octava Conferencia de las Partes. Quince países desarrollados y un país en desarrollo (los Emiratos Árabes Unidos, anfitrión de la COP28) han hecho promesas de financiación por un total de alrededor de 660 millones de dólares hasta ahora, según el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, que ha estado siguiendo las promesas financieras en la COP28.

¿Quién debería pagar por ello?

Estados Unidos, un país desarrollado y el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, y otros países desarrollados dicen que China e India deberían unirse a ellos no sólo para realizar profundos recortes de emisiones para una acción climática global significativa, sino también para contribuir al cuadro.

Pero China e India no están de acuerdo, argumentando que sus altos niveles de emisiones son un hecho reciente en comparación con las emisiones históricas de países desarrollados como Estados Unidos y el Reino Unido.

También afirman que todavía son países en desarrollo, tal como lo estipula la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático firmada en 1992, y por lo tanto son efectivamente elegibles para recibir el Fondo de Pérdidas y Daños al que están obligados a contribuir.

En el año transcurrido desde la COP27, las provincias han sido testigos de acalorados debates sobre cómo operar el fondo, y finalmente, en octubre de 2023, aceptaron una serie de recomendaciones.

Las recomendaciones, ahora aprobadas por la COP28, “instan” a los países desarrollados a apoyar el Fondo de Pérdidas y Daños, y “alientan” a otros a apoyarlo voluntariamente.

La decisión también aclara que todos los países en desarrollo son elegibles para solicitar financiación.

Fuente de imagen, imágenes falsas

Comenta la foto,

Las cámaras de contaminación de la COP28 simulan los niveles de contaminación del aire de Beijing, Londres y Delhi

Pero los negociadores dicen que la decisión no puso fin a las tensiones entre los países desarrollados y las principales economías en desarrollo como China e India sobre si estas últimas deberían pagar el fondo o recibirlo.

Un negociador de un país occidental, que pidió el anonimato, dijo: «Las fuentes de financiación siguen siendo un tema controvertido importante que actualmente está estancado».

¿Quién debería recibirlo?

China superó a Estados Unidos como mayor emisor de dióxido de carbono en 2006.

Pero tanto China como India dicen que la crisis climática ha sido causada por las emisiones de gases de efecto invernadero de los países desarrollados desde la década de 1850, cuando comenzó el período industrial.

Los dos gigantes asiáticos también señalan el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que esencialmente significa que todos los países tienen la responsabilidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero su parte de responsabilidad depende de sus compromisos. Necesidades de desarrollo.

Muchas sociedades civiles y activistas climáticos también apoyaron este argumento.

“Las pérdidas y daños masivos que estamos viendo ahora son el resultado de 30 años de países desarrollados que postergaron en gran medida la reducción de sus emisiones más rápidamente y la provisión de financiamiento climático a los países en desarrollo”, dice Liane Schalatek, directora asociada de Heinrich Boll Stiftung. Una organización internacional con sede en Estados Unidos que sigue de cerca las negociaciones sobre pérdidas y daños.

Dijo que «exigir a los países en desarrollo que contribuyan al nuevo fondo en igualdad de condiciones con los países desarrollados es moralmente incorrecto y engañoso».

Sin embargo, los países desarrollados consideran que la agrupación de países está desactualizada y necesita ser revisada.

Los países fueron clasificados como desarrollados y en desarrollo en 1992. Los críticos dicen que mucho ha cambiado desde entonces, especialmente ahora que países como China e India son ahora grandes economías y se encuentran entre los mayores emisores de gases de efecto invernadero.

Ahora que los Emiratos Árabes Unidos, un país en desarrollo incluido en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, han prometido 100 millones de dólares al fondo, dicen que se ha dado un ejemplo.

Fuente de imagen, imágenes falsas

Comenta la foto,

China e India dicen que también tienen comunidades vulnerables al clima que necesitarían apoyo financiero de dicho fondo.

Un negociador anónimo de un país occidental añadió: «Esperamos que no sólo China e India, sino también otros países como Arabia Saudita (países en desarrollo según la lista de 1992) se vean a sí mismos como contribuyentes del fondo más que como receptores».

Algunos pequeños Estados insulares también se hicieron eco de este mensaje.

‘Responsabilidad moral’

Mishai Robertson, negociador principal para la financiación de pérdidas y daños en AOSIS, dice que existe una “responsabilidad moral de colaborar con el fondo” que las principales economías como China e India deben cumplir.

«La presencia de la frase ‘alentar a otras partes a proporcionar fondos’ en la recomendación es un reconocimiento por parte de todo el Comité (incluidos los países desarrollados y en desarrollo) de que necesitamos un compromiso más allá de los países desarrollados y también de otras partes».

Pero esta no es la primera vez que establecer un fondo climático lleva mucho tiempo.

Un funcionario de políticas y promoción con el que hablé comparó el debate sobre el CFD con un compromiso previo de financiamiento climático que aún no se ha materializado.

«No es sorprendente que muchos países en desarrollo vean esto como poco más que una táctica dilatoria, dada la falta de confianza que existe desde hace una década en el corazón de las negociaciones climáticas de la ONU», dice Ross Fitzpatrick, de la organización benéfica para el alivio de la pobreza Christian Aid. .

“El mejor ejemplo de este déficit de confianza es el fracaso de los países ricos a la hora de cumplir su promesa anterior de 100.000 millones de dólares anuales en financiación climática a partir de 2020”.

Este compromiso de financiación climática de 100.000 millones de dólares está separado del Fondo Climático para Pérdidas y Daños y fue hecho por los países desarrollados durante la Cumbre sobre el Clima de Copenhague en 2009.

Mientras no se cumpla esta promesa, los principales países en desarrollo siempre tendrán un argumento para no hacer ninguna contribución al Fondo de la CCD, dice Aarti Khosla, director de Climate Trends, una organización con sede en Delhi que investiga las negociaciones de la CCD. Y otras cuestiones climáticas.

«Los principios de la Convención (la Convención sobre el Clima de las Naciones Unidas de 1992) plantean la cuestión de la evolución de las responsabilidades, lo que significa que la definición de ‘responsabilidades comunes pero diferenciadas’ también está cambiando», afirma.

«Pero no es fácil para China y la India contribuir al fondo sin que el mundo desarrollado cumpla su promesa anterior».

BBC News India ahora en YouTube. haga clic aquí Para suscribirte y ver nuestras películas documentales, explicativas y destacadas.

Lea más historias de India de la BBC:

READ  Actualización sobre tormenta tropical: el huracán Lee se degradó a tormenta de categoría 3 debido a que los impactos en EE. UU. aún son "demasiado pronto para saberlo": en vivo