julio 22, 2024

Telecentro di Bologna e dell'Emilia-Romagna

Manténgase al tanto de las últimas novedades de España sobre el terreno

¿Podría un 'piano volador' ayudar a transformar el sector de carga aérea?

¿Podría un 'piano volador' ayudar a transformar el sector de carga aérea?

Comenta la foto, Conocido como el “piano volador”, el Aerolane experimental viaja a través de corrientes de aire

  • autor, Michael Dempsey
  • Role, reportero de tecnología

La startup estadounidense Aerolane busca descubrir el secreto del surf aéreo.

Los gansos ya saben cómo hacer esto. Cuando los ves volando en una formación en forma de V, están nadando en corrientes de aire creadas por los miembros de la formación delante y alrededor de ellos.

En un aeropuerto de Texas, Todd Graetz espera utilizar este concepto para cambiar radicalmente el mercado de carga aérea.

Aerolane ha podido imitar los trucos utilizados por las aves migratorias, con la ayuda de aviones modificados que son arrastrados en el aire por otro avión.

El humo que se elevaba desde el avión líder permitió que las cámaras montadas en el avión remolcado captaran remolinos en el aire que el planeador podría aprovechar para permanecer en el aire.

Su último avión de pruebas se conoce como el «piano volador» debido a sus malas características de planeo.

Sus motores gemelos permanecen funcionando para obtener energía eléctrica mientras el avión se desliza con las hélices girando con fines puramente aerodinámicos.

Se realizaron otras pruebas para medir la tensión en la línea de diámetro.

Detectaron cuando la línea se aflojó, lo que indica que el planeador estaba surfeando las corrientes generadas por el avión que tenía delante.

Uno o varios de estos aviones de carga pueden ser remolcados por un avión a reacción, que también transporta carga, hasta su destino, donde aterriza de forma autónoma.

Los únicos costes de combustible procederán del suministro de los motores de las locomotoras del avión.

En teoría, esto debería funcionar como un camión tirando de un remolque, con las corrientes de aire haciendo la mayor parte del trabajo pesado. Esto es lo que Graetz llama «una combinación de deslizamiento y surf».

La misma idea se le ocurrió a Airbus, que probó esta tecnología en 2021 en dos aviones Airbus A350 que volaban a una distancia de 3 kilómetros (1,9 millas) entre sí a través del Océano Atlántico.

Aunque los aviones no estaban conectados por una línea de remolque, en la prueba un avión se elevó desde la estela del buque insignia A350 para reducir las emisiones de dióxido de carbono y el consumo de combustible.

Comenta la foto, Airbus realizó un vuelo de prueba siguiendo a otro avión para ahorrar combustible

Gratz, un piloto con 12 años de experiencia, fundó Aerolane con Jur Kimchi, un veterano de la empresa de entrega con drones de Amazon, con la premisa de que «tenía que haber una mejor manera de sacar más provecho de los aviones existentes».

El proyecto sorprendió a los pilotos experimentados. Volar grandes planeadores en el espacio aéreo comercial requiere el cumplimiento de estrictas normas de seguridad aérea.

Aeroline dice que un pequeño motor eléctrico que hace girar la hélice actuará como una red de seguridad en sus planeadores de carga, dándoles suficiente potencia para volver a girar si un aterrizaje sale mal o para desviarse a otro lugar cercano.

Comenta la foto, Aerolane espera que algún día un planeador como este pueda transportar carga aérea

Gratz responde que Aerolane emplea pilotos comerciales activos que son racionales acerca de los aspectos prácticos del proyecto.

«Hemos contratado consultores externos para que actúen como abogados del diablo», añadió.

Dice que las principales compañías navieras están interesadas en cualquier cosa que les permita reducir el costo de entrega por envío.

Además del coste del combustible, las empresas de transporte aéreo también deben tener en cuenta las emisiones de los motores a reacción y la escasez de pilotos.

James Earle, ex piloto de helicóptero de la RAF y consultor de aviación, cree que Graetz puede tener razón.

«Tiene sentido que podamos obtener ganancias combinando esfuerzos en el cielo. Cualquier innovación en el transporte marítimo es algo bueno».

Sin embargo, advierte que la aceptación pública de los vuelos de carga no motorizados sobre zonas urbanizadas es otra cosa completamente diferente.

«Debe tener una buena autonomía de planeo para alcanzar el punto de aterrizaje en caso de un fallo importante del remolcador. Sin embargo, si esto se puede comunicar eficazmente al público es otra cuestión».

Comenta la foto, Fred López se mostró inicialmente escéptico sobre las perspectivas de Aerolane

Fred López pasó 36 años en operaciones de vuelo en el gigante naviero UPS. Como él dice, ha pasado “toda su vida adulta” buscando la forma más rentable de gestionar un negocio de transporte aéreo.

López admite que era muy escéptico acerca de los planeadores de carga cuando Aeroline se acercó a él por primera vez. Pero la perspectiva de importantes ahorros de combustible le convenció y ahora forma parte de su consejo asesor.

Reducir los costos del combustible es una preocupación importante en el mundo de la aviación civil. Cuando las puntas de las alas hacia arriba que vemos desde las ventanas de las cabinas de los aviones se convirtieron en una característica de diseño estándar, las aerolíneas lograron reducir los costos de combustible en aproximadamente un 5%.

Pero los planeadores sólo consumen tanto combustible como el que necesita su avión remolcador. Si se trata también de un avión de carga, un par de planeadores remolcados por un único reactor supone una reducción significativa del consumo de combustible para una carga de gran tamaño.

El diseño inicial del Aerolane se basa en un piloto automático, así como en lo que López llama un «piloto de seguridad» humano. Esto facilitaría la obtención de la certificación de la FAA.

«Aerolane no intenta cambiar todo de una vez», afirma.

Su objetivo final es la operación autónoma utilizando inteligencia artificial o, como dice López, “sacar al piloto de su asiento”.

Si un piano volador pudiera surfear las olas, ¿quién sabe qué podría pasar?