julio 14, 2024

Telecentro di Bologna e dell'Emilia-Romagna

Manténgase al tanto de las últimas novedades de España sobre el terreno

Elecciones en Mauritania: cuestiones clave sobre yihadismo, inmigración y esclavitud

Elecciones en Mauritania: cuestiones clave sobre yihadismo, inmigración y esclavitud

Comenta la foto, Alrededor de dos millones de personas estaban registradas para votar en las elecciones.

  • autor, Aaron Akinyemi y Danai Nesta Kubimba
  • Role, noticias de la BBC

Mientras los mauritanos acuden a las urnas para emitir su voto en las elecciones presidenciales, el país enfrenta muchos problemas, incluido el legado de golpes militares, la inmigración, los ataques yihadistas en los países vecinos y el horrible legado de la esclavitud.

El presidente Mohamed Ould Cheikh Ghazouani, que asumió el poder desde la primera transición democrática del país en 2019, busca un segundo y último mandato.

Otros seis candidatos compiten con él por el primer puesto.

Estas elecciones son una verdadera prueba de la próspera democracia de Mauritania y un indicador de hasta qué punto ha avanzado en su camino hacia una mayor apertura política.

Cuando el expresidente Mohamed Ould Abdel Aziz dimitió en 2019 tras finalizar su mandato, marcó el comienzo de una nueva era para un país que había sufrido múltiples golpes militares y gobiernos autoritarios.

«Mauritania tiene actualmente las credenciales democráticas más sólidas del Sahel, lo cual es muy sorprendente dada su historia de golpes de estado», dijo a la BBC Joseph Hammond, miembro de iDove en la Unión Africana.

Entre los posibles candidatos a la presidencia de Mauritania se encuentra Bayram Ould Dah Ould Abeid, que quedó en segundo lugar en las elecciones de 2019.

Los abuelos de Obaid eran esclavos y él pasó la mayor parte de su vida haciendo campaña contra esta práctica.

La esclavitud sigue siendo una cuestión delicada en Mauritania, que fue el último país del mundo en prohibirla en 1981.

“Mi padre luchó contra la esclavitud toda su vida”, dijo Obaid a la BBC en 2016. “Le juré a mi padre que lucharía contra ella sin ninguna concesión. Lucharía contra la esclavitud y contra quienes la apoyan”.

Ha sido abolida en el país tres veces, pero miles de mauritanos negros todavía viven como sirvientes domésticos no remunerados, mientras que los activistas contra la esclavitud enfrentan represión.

El número de esclavos en Mauritania se estima en unas 149.000 personas, o alrededor del 3% de la población, según el Índice Global de Esclavitud (GSI) para el año 2023.

Comenta la foto, El presidente Ghazouani espera obtener un segundo y último mandato

La inmigración es otro tema candente que estará en la mente de los votantes cuando acudan a las urnas.

Mauritania es un importante punto de tránsito para los inmigrantes que intentan llegar a Europa desde África occidental, y miles de embarcaciones abandonaron el país el año pasado.

En abril, la Unión Europea concedió a Mauritania 210 millones de euros (225 millones de dólares) en ayuda, de los cuales casi 60 millones de euros se invertirán en la lucha contra la migración ilegal a Europa.

La corrupción sigue siendo un problema importante en Mauritania.

El ex presidente Aziz fue condenado a cinco años de prisión por enriquecimiento ilícito y malversación de fondos, y se le prohibió presentarse a las elecciones.

También tiene un enorme potencial en energías renovables, especialmente en hidrógeno verde. Esta forma de energía podría, en última instancia, proporcionar una alternativa más limpia a los combustibles fósiles y desempeñar un papel en la transición energética libre de carbono del país.

Los inversores de Europa, Asia y Oriente Medio, especialmente los Emiratos Árabes Unidos, pretenden hacer de Mauritania un centro energético para la producción de hidrógeno verde, según el Centro Africano de Estudios Estratégicos.

Durante su campaña electoral, el Presidente Ghazouani también destacó la importancia de la seguridad del país.

Mauritania está situada en la región del Sahel, una franja de tierra semiárida al sur del desierto del Sahara, que es un foco de actividad yihadista, pero el país se ha mantenido en general libre de ataques desde 2011.

Pero el vecino Mali todavía sufre frecuentes ataques yihadistas.

Los analistas dieron crédito parcial al presidente Ghazouani, cuya larga carrera en el ejército y los servicios de seguridad le dio un profundo conocimiento de los desafíos yihadistas que enfrenta la región del Sahel.

La Agence France-Presse informó que el Presidente Ghazouani logró desarrollar una estrecha alianza con socios occidentales como Francia y Estados Unidos, pero también estaba interesado en mantener relaciones con sus vecinos militares como Mali, Burkina Faso y Níger, que han Recientemente evitó la influencia occidental.

Jefe del Comando África de EE. UU., El general Michael Langley dijo que Mauritania tenía un papel «a largo plazo» en la lucha contra el terrorismo y la prevención del extremismo violento en la región del Sahel.

Y añadió: «Hay ejercicios de entrenamiento en curso realizados por las Fuerzas Especiales estadounidenses para unidades de las Fuerzas Especiales de Mauritania para asegurar las fronteras nacionales, lo que mejora las capacidades tácticas y la preparación para el combate de nuestras fuerzas armadas».

Los analistas dicen que la capacidad de Mauritania, como actor importante en la seguridad regional, para continuar con este papel de liderazgo depende en gran medida de una transición de poder efectiva y pacífica que conduzca a un gobierno estable.

Más historias en la BBC sobre la crisis en el Sahel:

Fuente de imagen, Getty Images/BBC