mayo 22, 2022

Telecentro di Bologna e dell'Emilia-Romagna

Manténgase al tanto de las últimas novedades de España sobre el terreno

El programa juvenil de Italia está siendo distorsionado mientras da sus frutos

Es poco probable que el teólogo francés del siglo XIX Charles Loyson estuviera interesado en el desarrollo de los jugadores de rugby modernos. Sin embargo, sus hermosas palabras describen con precisión la filosofía de entrenamiento necesaria para crear los procesos educativos a largo plazo que forman jugadores de rugby de alta calidad.

«Estos árboles que él planta, a cuya sombra no se sentará, los ama por el bien de sus hijos, y por el bien de sus hijos que se sientan bajo la sombra de las filas que se extienden».

Plantar semillas que se conviertan en árboles fuertes con el tiempo es un plan de crecimiento a largo plazo. Llamamos desarrollo atlético a largo plazo al escenario de programas educativos que desarrollan jugadores de rugby de alta calidad a lo largo del tiempo.

Aunque las palabras de Loyson son poéticas, es muy difícil convencer a los ejecutivos del rugby para que asignen fondos para el desarrollo atlético a largo plazo. En el mundo actual de gratificación instantánea, cualquier proceso que requiera una inversión sustancial, y por su propia definición, toma tiempo para generar un retorno de esa inversión, es una venta difícil.

La ronda final del Seis Naciones fue un gran testimonio para algunos de los intransigentes que creen que el desarrollo atlético a largo plazo y los procesos educativos proporcionarán jugadores de alta calidad para el éxito de sus equipos nacionales.

El fin de semana pasado, las naciones que han invertido en rugby a largo plazo ganaron mucho dinero, mientras que las que menos invirtieron en su juventud cosecharon lo que sembraron.

READ  Chicago Italian Restaurant Tuscan Hen Market nel Centro Nord come parte della serie Taste of Italy

Los hechos hablan por sí mismos. Escocia, Gales e Inglaterra perdieron ante sus equipos senior y sub-20. Los equipos ganadores el fin de semana pasado (Francia, Irlanda e Italia) fueron todos inversores a largo plazo en sus escuelas, jóvenes, academias y proyectos para menores. En la división senior, Francia ganó el Grand Slam, mientras que Irlanda terminó en segundo lugar. Las tablas para los menores de 20 se pusieron patas arriba, con Irlanda ganando el Grand Slam y Francia convirtiéndose en el subcampeón más cercano.

En Cardiff, la decisión de cruzar el largo desierto por parte de los italianos creó el más feliz interés por el rugby. Hasta que te convertiste en galés, tenías que reírte de la calidad de los juegos y celebraciones de los italianos.

Ayuda de la banda

El bajo rendimiento de la selección italiana en el pasado siempre ha quedado fuera de lugar en los pies de los entrenadores italianos. La lista de víctimas es larga. Pierre Berbizier, John Kirwan, Nick Mallet, Jacques Brunel, Franco Smith y Conor O’Shea han sentido el dolor de los italianos. Cambiar de entrenador al rugby italiano es tan inútil como poner una tirita en la picadura de un tiburón.